Skip to content

Soledades

17 marzo 2010
Ayer, en un capítulo de House (en cuyo honor no me he afeitado esta mañana), Wilson iba a someterse a una operación quirúrgica arriesgada, y le pide a su amigo House que esté presente. House se niega, argumentando que si aquel moría, se quedaría solo. Y me entraron unas ganas terribles de llorar.
No se si será el exceso de trabajo, la falta de sueño o el tiempo, pero estoy muy sensible. Me acordé de las personas a las que no voy a volver a ver: mi madre, mi tio, algunos amigos, y me sentí solo. Recuerdo algunas de sus caras, algunos de sus gestos, algunas de sus palabras, pero recuerdo cada uno de los que no hice, de las que no dije. Son asignaturas de las que no puedo volver a matricularme y para las que no hay septiembre. Cada una de estas personas es una asignatura que he suspendido definitivamente.

Con la pérdida de cada una de ellas he sentido que se perdía algo de mí, la parte que les correspondía.

Afortunadamente, me siento querido. Mi familia es grande, y tengo buenos amigos, así que mi soledad es de recuerdos, machadiana. Pero, cuando éstos me asaltan, me siento absolutamente solo.
Anuncios

From → Pensamiento

One Comment
  1. Por eso lo mejor es hacer y decir lo que sentimos en cada momento…aunque no somos tan valientes, verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: