Skip to content

Mi estreno como Patrón

Cumulonimbos

Cumulonimbos

PatroneandoTras unas semana de incertidumbre, un aguacero tras otro, alguna tormenta y una luxación de vértebras de mirar al cielo, el día amaneció tal como indicaba el parte de AEMET: algo de nubes, que fueron despejándose conforme avanzaba el día, vientos flojos, muuy flojos, y un solito estupendo para ponerse morenos y achicarrarse la nariz. Llegamos a Puerto Sherry sobre las 10.30 (HRB :P). Allí nos estaba esperando a bordo el de la empresa de chárter, Manuel, un tío muy simpático, para explicarnos con detalle el funcionamiento de todo el sistema: paneles de luces, baterías, agua, velas, etc. ¿Con qué conocimientos se sube la gente a un barco de ese tipo? Tal como nos iba indicando qué era y para qué servía cada cosa (cabos, velas, funcionamiento de los winches, etc) me estaba dando la impresión de que más de uno había alquilado el barco sin saber lo que era una driza, lo que me dio algo de seguridad: yo sabía incluso lo que era un puño de escota 😀

Tras la charlita, desayuno. Media hora para volver loca a la camarera, deglución y vuelta al muelle. Empieza la fiesta.

Leer más…

Anuncios

Calor pagado

He intentado evitarte; ignorar que te necesito. Tampoco puedes tú evitarlo: aunque sea yo el que pague, me necesitas. Necesitas que te desnude, te limpie de cuanto te cubra y te haga sucia; que te desprenda de las huellas de las manos, de la pátina que queda en ti cuando eres usada. Quitaré de ti todo cuanto no seas tú y te haré nuevamente inmaculada.

Sin enchufes, esta vez no habrá cables ni nada eléctrico que te caliente. Suaves, con el recuerdo permanente de no arañarte, mis dedos recorrerán cada curva tuya.  Una mano asirá tu cuerpo, y no podrás huir de mi otra mano, que meteré dentro de ti. Emlátexpezaré por tus labios redondos, deslizándolos entre mis yemas, apretando poco a poco hasta que apenas puedan deslizarse. Paulatinamente, aumentaré la cadencia y la presión. Mi mano aceitada resbalará por tus paredes untosas cubriendo cada centímetro, hasta llegar al fondo. La ayudaré con la otra, y entrambas removerán todo el fluido de tus paredes cavas cada vez más rápido, cada vez más fuerte, cada vez más flujo empapando mis manos.

Me deshago del látex manchado y, ya sin guantes, vuelvo a tocar tus paredes uniformes. No resbalan, el óleo usado ha desaparecido.

Por último, te baño con mi fluido viscoso. Es el fin. Caro me ha costado. Observo la medida que te inunda y, sin cuidado, cansado pero satisfecho, aprieto con fuerza la resistencia que te calentará. Esperaré hasta oír como te quejas y será el turno de mis huevos calientes, el momento en el que mis patatas, que aguardan pacientes bañadas en aguasal, van a ser fritas para acompañarlos.

Amiga freidora, me das más placer cuanto más me haces sufrir.

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 5.000 veces en 2013. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 4 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

GREGUERÍAS

Qué buenas tardes pasé leyendo a Ramón Gómez de la Serna. Reblogueo esto en su memoria:

GREGUERÍAS.

Por fin, arreglé (me arreglaron) la guitarra.

Por fin, arreglé (me arreglaron) la guitarra. Pregunté en mi tienda de música habitual, y me recomendaron un luthier, Víctor Gómez Aragón, un tío formal. Es la cara opuesta al de Algodonales, el que me estuvo destrozando la guitarra durante dos años. Tuvo incluso un pequeño problema que le impedía terminar el trabajo en el plazo previsto, y me llamó para indicármelo y aplazar la entrega dos o tres días, cumpliendo el nuevo plazo sin problemas. Igualito que el otro, que me dijo quince días y al año y medio no estaba ni a medio terminar.

La desmontada

‘La desmontada’

Estéticamente, la guitarra ha quedado para el arrastre: los bindings están teñidos, arañazos en el cuerpo y mástil, clavijas pintadas, trozos arrancados del diapasón, holgura en el asiento de la cejuela, cambios de color en el cuerpo y en la pala … Para dejarla bien, tendría que lijarla entera y volver a pintarla, con lo cual, entre los arreglos que ya llevo y el trabajo de pintura, me costaría reparar la guitarra el doble de lo que me costó.

En cuanto al sonido, Víctor me la ha dejado mejor de lo que venía de fábrica, que ya es decir; Tuvo que soldar toda la electrónica (el de Algodonales me la dio en una bolsita de plástico) y, por ejemplo, ahora los controles de volúmenes actúan relativamente sobre la posición del medio del selector de pastillas, permitiendo configurar qué cantidad de sonido quiero que entregue cada pastilla cuando selecciono las dos. En el seteo original, cada una actúa como volumen master.

Así que, en justicia, igual que no recomiendo a nadie que confíe en el primer ‘luthier’ ni el pito del sereno para su ajuste, recomiendo encarecidamente al segundo, que me ha sorprendido gratamente por su trabajo y seriedad.

Aquí os dejo una entrevista que encontré sobre él buscando su página, y su página de facebook, como publicidad gratuita.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 6.700 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 11 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Señores y señoras o señoras y señores: Machismo lingüístico

Hace unos meses la UNED publicó y distribuyó entre sus alumnos la Guía de lenguaje no sexista.

No soy en absoluto machista, pero la lectura de este documento me ha hecho sentirme así, lingüísticamente. Sin entrar en polémicas sobre las distintas políticas de igualdad que llevan a cabo las administraciones, con las que a veces estoy de acuerdo y a veces no (me parece excesivo y contraproducente la discriminación positiva por cuestión de género y no de valía, por ejemplo), este documento me hace pensar si el celo y los recursos de la Oficina de Igualdad no podrían haberse empleado en otros trabajos, otras guías, o en otras guías, otros trabajos, siguiendo las directrices del citado documento.

Por lo dicho, proclamo:
El plural genérico no es género masculino, sino neutro ¡¡Demos entre todos el lugar que merece lo neutro!!

Ahora, para dar un discurso, tenemos dos opciones:

Se cuenta el número de asistentes, se divide por sexos (mucho, poco o
“lo normal”, digoooo masculino o femenino), y se emplea el género adecuado
a la mayoría en el discurso (porque ahora no está bien utilizar el
género masculino/neutro como plural genérico, pero si el número de
asistentas es mayor que el de asistentes, se debe dar el discurso en
femenino).

O bien, utilizamos la siguiente fórmula:

Señores y señoras abogados y abogadas, si son mayoría los primeros o
señoras y señores abogadas y abogados si lo son las segundas. Mis
disculpas para los que no puedan o no quieran englobarse en cualesquiera
de los grupos anteriormente citados o citadas si son mayoría los
primeros, o citadas o citados si lo son las segundas.

Les ruego que, por unos minutos, dejen de devorar los canapés de salmón
y las tartaletas de queso si son mayoría los primeros o las tartaletas
de queso y/o los canapés de salmón si lo son las segundas, como ratas o
ratones si son mayoría las primeros o como ratones y ratas si lo son los
segundos …

Mañana, en segunda sesión, repetiremos el discurso, pero dirigiéndonos
primero a las señoras, tartaletas y ratones, y después a los señores,
canapeses y ratas, para evitar suspicacias, …

La semana que viene, reiteraré este breve discurso, dirigido a los que
no pueden o no quieren englobarse en los grupos anteriormente citados,
citadas (¡Dios, qué cruz!), pero que se sientan mayoritariamente
masculinos. En Octubre repetiré … femeninos …

Suyo/suya afectísimo/afectísima, o suya/suyo afectísimo/afectísima,
según el sexo de la mayoría de mis lectores, lectoras ….